Miguel Hernandez

El sector empresarial respalda el modelo eLearning

Aunque la formación de los trabajadores es un deber que tienen las empresas en España, suele ser ser considerada un gasto en vez de una inversión. Más aún, en tiempos de crisis, muchas compañías, tanto pymes como grandes, han dejado de lado el tema por considerar que no es un asunto prioritario. No obstante, las nuevas tecnologías ofrecen un modelo práctico y económico para las entidades que buscan la cualificación de su plantilla laboral. Se trata del modelo de formación eLearning, una alternativa que está teniendo un sustancial éxito en el sector empresarial.

Por ejemplo, la Fundación Tripartita para la Formación en el Trabajo dispone tanto de cursos gratuitos como de subvenciones para el apoyo de la formación en las empresas. Concretamente, la Fundación ha publicado la Convocatoria de Planes de Formación para 2013 que cuenta con 140.019.714,17 euros para la realización de acciones formativas dirigidas a trabajadores. Sin embargo, un alto número de empresas dejan de aprovechar este presupuesto reservado por el Estado no sólo por considerar que la formación no es un asunto importante o que tendrá un alto coste, sino que, además, interferirá con el tiempo de trabajo del empleado. Pero el modelo de aprendizaje eLearning parece romper con estos paradigmas.

Básicamente, la educación 2.0 es un modelo que se adapta enteramente al tiempo y la disposición del estudiante, por lo que es ideal para compaginar trabajo y estudio. Este tipo de formación está sustentado en plataformas online de fácil utilización que disponen diferentes tipos de recursos de formación, como documentos, wikis, foros, videoconferencias, mensajes, chats y podcast, y que tienen diversas opciones de personalización y configuración, tanto para los usuarios como para los profesores y administradores.

Es una formación basada en el “constructivismo social”, una teoría de aprendizaje activo que concibe que el conocimiento previo es el que permite la generación de nuevo conocimiento, por lo cual uno de sus éxitos es que, aunque los estudiantes no se reúnen de forma presencial, se intenta fomentar el aprendizaje colaborativo.

Bajo esta perspectiva, las organizaciones que optan por el modelo eLearning ven como una de las principales ventajas es la oportunidad de implementar cursos a medida, es decir que se adapten de forma parcial o total al tipo de negocio o a los procesos internos. En suma, a las necesidades concretas de la compañía.

A nivel general, para el próximo año se proyecta que cerca de 22 millones de estudiantes desarrollaran un curso en línea. De hecho, en lo que va de 2013, el crecimiento continúa con la misma velocidad a la de 2012, donde la demanda por el modelo eLearning creció un 50%.

Indudablemente, la formación en el empleo se erige como un elemento vital para la calidad y la mejora del sistema productivo ya que las competencias profesionales son factores diferenciadores en el crecimiento de toda organización, sobre todo, en una sociedad donde la velocidad del desarrollo tecnológico exige la actualización constante de los conocimientos en todas las áreas.

Precisamente, el modelo eLearning es coherente con la evolución de las herramientas tecnológicas con las que todo empleado debe familiarizarse para mejorar su competitividad y la de la compañía en la que se desempeña.

El sueldo de los actores

Aunque, en España, los actores no ganan sueldos multimillonarios hay algunos que reciben grandes ingresos. En Estados Unidos, está muy de moda pedir grandes aumentos de sueldo si la serie funciona.

Es el caso de los protagonistas de The Big Bang Theory. Los personajes principales, Penny, Sheldon y Leonard, pidieron hace unos meses un aumento de su sueldo al hilo del éxito que estaba teniendo la serie. Pero no han sido los únicos, pues los protagonistas de Modern Family hicieron lo mismo, amenazando, incluso, con dejar la serie si no se les concedía un aumento.

Quizá lo más bonito fue lo ocurrido hace años en la serie estadounidense Friends. Los cinco personajes principales exigieron que se les pagara el mismo sueldo a todos, aunque, claro, ascendía a un millón de dólares. De esta forma, ninguno cobraría más que otro.

Pero en España, estas cifras todavía no se ven. Los actores más consagrados pueden cobrar entre 30.000 y 72.000 euros por capítulo. Mientras que los que están arrancando en el mundillo, obtienen entre 6.000 y 30.000 euros por capítulo trabajado.

Siempre hay estrellas que han cruzado el charco y consiguen sueldos dignos de Hollywood. Antonio Banderas gana 8 millones de euros por película; Javier Bardem, 6 millones y Penélope Cruz, algo más de un millón de euros.

Aunque es muy difícil averiguar cuáles son los sueldos que cobran los actores españoles, he aquí una pequeña muestra de lo que cobran algunos. La madrileña Amaia Salamanca, que comenzó su andadura como actriz en una pequeña serie en la Sexta, SMS, pasó de cobrar 6.000 a 9.000 euros. En la primera temporada de Sin tetas no hay paraíso, cobraba 6.000 euros por capítulo, mientras que, en la segunda, se embolsaba 9.000 euros por capitulo. En la última serie que ha hecho, Gran Hotel, ha cobrado cantidades de hasta cinco cifras por cada capítulo.

Su compañero de batallas, Miguel Ángel Silvestre, llegó a cobrar hasta 30.000 euros por cada capítulo de la serie que le convirtió en el ídolo de masas que es ahora.

Dos actores un poco más veteranos como son Ana Duato e Imanol Arias también se embolsan un buen sueldo. Ambos cobran 72.000 euros en Cuéntame como pasó. Precio por capitulo, que quede claro.
Antonio Resines, protagonista de diversas series, se embolsa por cada película 125.000 euros, por lo que su sueldo en televisión no debe de ser mucho más bajo.

La televisión da mucho dinero. Solo hay que ver lo que cobran los actores que aparecen esporádicamente en alguna serie y que oscila entre 500 y 800 euros por sesión.

Cifras elevadas en algunos casos para un trabajo muy duro que requiere de mucho tiempo y, por desgracia, no asegura la estabilidad laboral a ninguno de ellos.

El timo de los cigarrillos electrónicos

El cigarrillo electrónico se ha convertido en una nueva alternativa para aquellos que desean dejar de fumar. Su popularidad los ha hecho fácilmente asequibles, aasí como su distribución a través de distintos tipos de establecimientos como centros comerciales, farmacias y, por supuesto, la red. No obstante, son cada vez más los expertos que desaprueban su uso por considerarlo un peligro para la salud.

Los cigarrillos electrónicos funcionan a partir de una batería y una recarga, con o sin nicotina, combinada con distintos saborizantes como menta, vainilla, frutas, tabaco, etc., y otros componentes químicos. Precisamente, por su innovación y diseño, son preferidos por los jóvenes, quienes se constituyen en sus principales consumidores. Esta es precisamente una de las preocupaciones principales de los expertos, quienes demandan un mayor desarrollo de pruebas científicas que avalen su seguridad y validez.

Y es que su parecido con un ‘piti’ tradicional no es sólo una cuestión de forma, sino también de fondo. En el año 2009, la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, Food and Drug Administration), tras estudiar varias marcas de cigarrillos electrónicos, advirtió sobre la presencia de sustancias cancerígenas, como nitrosaminas, y tóxicasm como el dietilenglicol. Igualmente, expertos españoles de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) han revelado que estos cigarrillos tienen un efecto nocivo a corto plazo en los pulmones. 

Lo que es cierto es que no existe ninguna regulación en Europa referente a su consumo. Tan sólo hay limitaciones referentes a la prohibición de su venta a menores de edad, igual que el tabaco habitual, a diferencia de países como Australia y Canadá que ya lo han vetado totalmente. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) exhorta a que los cigarrillos electrónicos que contengan nicotina sean regulados como medicamentos y que sean sometidos también a las restricciones que tiene el tabaco tradicional.

Otro terreno que parecen estar ganando los cigarrillos electrónicos es el de los espacios libres de humo, pues los fabricantes destacan que las emisiones de estos dispositivos no son humo, sino vapor. Sin embargo, hay muchos detractores de esta supuesta utilidad, al tener en cuenta que estos ‘pitis’ contienen igualmente nicotina y químicos nocivos para la salud.

Algunas estadísticas señalan que los usuarios de cigarrillos electrónicos efectúan entre 120 y 150  inhalaciones al día durante meses o, inclusive años, gracias a su alta durabilidad. La comunidad médica está cuestionando cada vez más la eficacia de estos dispositivos no sólo en la lucha contra la adicción al tabaco, sino también por los graves efectos que pueden tener para la salud. Todo apunta a que la cura puede resultar incluso peor que la enfermedad.

El Whatsapp como modelo de negocio

Seguro que hace unos años, nadie pensaba que los mensajes cortos de los móviles se convertirían en algo obsoleto. Pero así ha sido desde que, en el año 2009, saliera al mercado Whatsapp. Con esta aplicación, sus usuarios pueden enviarse mensajes instantáneos sin tener que pagar nada, solamente necesitan tener conexión a Internet.

Aunque sobre este tema ha habido mucha polémica. Desde que comenzara su andadura, esta aplicación para móviles no ha tenido coste alguno para los sistemas Android, aunque sí para los teléfonos de Apple que debían abonar 0,79 céntimos por descargarse la aplicación. Sin embargo, con este precio por año, y solo para algunos usuarios, ¿cómo ha conseguido tener tanto éxito?

Whatsapp cuenta ya con más de 300 millones de usuarios repartidos por todo el mundo. Este servicio de mensajería instantánea se ha convertido en el más utilizado del planeta. Desbancando a los mensajes cortos, gestionados por las propias compañías de teléfono, o a otros servicios, como Yahoo, Google o Microsoft.

Gracias a los fondos de inversión, Whatsapp se ha hecho millonario. Ha conseguido numerosos inversores que, gracias a haberse hecho una marca conocida, ha obtenido mayores beneficios. Además, respecto a los costes, este servicio se ahorra una buena cifra en cuanto a sueldos ya que trabaja por servidores. De esta forma, se evita contratar a muchos empleados.

Su principal factor para introducirse en el mercado fue ofrecer el envío de mensajes ilimitados por menos de 1 euro. Así, se convirtió en la gran multinacional que es ahora.

El problema es que, cuando un usuario cambiaba de terminal, debía volver a pagar por descargarse la aplicación. Y es que, en el momento en que se convirtió en algo universal, las ventas de Whatsapp cayeron en picado. Trataron de modificar su sistema de negocio, cuando ya era tarde para hacerlo.

Si en un principio lo vendieron como algo que solo se pagaba una vez y era ilimitado debían haber mantenido su palabra. Lo que pasó es que se hizo tan famoso que sentían que estaban perdiendo ingresos y ahí se les ocurrió cobrar por cada año que el usuario quisiera continuar con el servicio.

Aunque Whatsapp entró muy bien en todos los móviles del mundo, quiso cambiar su estrategia a mitad de camino y esto, en Internet, se paga. Y ahora, la aplicación más utilizada del planeta está sufriendo por la aparición de nueva competencia.

Acompañantes en Barcelona

By: frtincertf15476